Vida de una Cabra

Deja un comentario

La cabra Tomasa tenía un extraordinario sentido del ritmo. Aprendió, casi sin querer, a bailar claqué viendo una película de Gene Kelly. Vivía con una familia de gitanos que la trataban como a uno más. La empleaban en un espectáculo de poca monta, pero cuando se dieron cuenta de su talento, sustituyeron la escalera por una tarima sobre la que Tomasa brillaba con luz propia. Los shows comenzaron a ser más importantes; Barcelona, París, Roma, Londres, Nueva York…, todo el mundo quería ver bailar a la cabra.

Cinco películas en un año, fiestas, reportajes, portadas, entrevistas, anuncios de queso…

…Tomasa estaba en la cima.

Posted by

...¡!...

Deja un comentario

Required fields are marked *.