Obsoleta

Deja un comentario

La encontró tirada en el suelo rodeada de centímetros y centímetros de cinta marrón. ¡Habían compartido tantos momentos juntos!: en el salón de casa, en el coche… Sin demorarse, se lanzó, rápidamente, a por un BIC y … minutos más tarde, disfrutaba, de nuevo, con las canciones de Supertramp.

Deja un comentario

Required fields are marked *.